La situación del Sahara Occidental es poco conocida en México, la entrevista con Jira, nos permite abrir un horizonte de resistencias y de herramientas de valor para construir en medio del dolor humanidad y en este caso, en medio de la ocupación de un país extranjero que toma, literalmente, la vida de la gente del Sahara Occidental. Jira, a sus 26 años, nos permite descubrir ese mundo.

Desde el Campo de Refugiados.  Entrevista con Jira Mohammed Bachir

Por: Pablo Romo Cedano

Ginebra, septiembre 2015

DSC_3358-2

La situación del Sahara Occidental es poco conocida en México, la entrevista con Jira, nos permite abrir un horizonte de resistencias y de herramientas de valor para contruir en medio del dolor humanidad y en este caso, en medio de la ocupación de un país extrajero que toma, literalmente, la vida de la gente del Sahara Occidental. Jira, a sus 26 años, nos permite descubrir ese mundo.

¿De dónde eres?

Soy del campo de refugiados del Sahara occidental. Crecí en el campo de refugiados y nunca he visto mi país libre. Sigo soñando y luchando por verlo.

¿Por qué?

Mi país fue colonizado por España, fue parte de España desde las conferencias de Berlín en el 80-84 –siglo XIX– cuando la mayoría de los países africanos fueron ocupados por países europeos –británicos, franceses…– así que el Sahara Occidental fue ocupado por España.

Cuando Naciones Unidas estableció el comienzo del proceso de descolonización junto con el derechos de autodeterminación en todos los países, en especial de lo africanos, se suponía que el Sahara Occidental era uno de estos países, la mayoría de los países obtuvieron su independencia, excepto el Sahara Occidental y te voy a decir por qué.

Cuando Naciones Unidas le pidió a España que descolonizara el país, España no respondió inmediatamente, pasó alrededor de un año mientras retrasaban la respuesta y obstaculizaban el proceso. No daban ninguna respuesta.

Cuando Marruecos y Mauritania se independizaron reclamaron el territorio del Sahara Occidental como propio.

Solo para mencionar, el Sahara Occidental es considerado uno de los países más ricos del norte de África por cuanto a recursos naturales, en especial pesca y la posibilidad de petróleo.

Así que cuando los dos países vecinos –Marruecos y Mauritania– comenzaron a reclamar el Sahara Occidental los españoles hicieron un tratadado secreto, llamado Acuerdo de Madrid donde los tres países se reunieron en Madrid y firmaron el tratado basándose en la división del Sahara Occidental, el norte le correspondía a Marruecos mientras que el sur a Mauritania, le garantizaba el beneficio de los recursos naturales por veinte años a España. Y eso fue lo que pasó.

Después de que firmaron el tratado, España, finjiendo, se acercó a Marruecos y Mauritania para pedirle el Sahara Occidental mientras que estos países dijeron “debemos retirarnos del país, por que hay otro problema y tal…” entonces Marruecos invadió el sur y norte del Sahara Occidental y Maurtania el sur. Hubo resistencia por parte del Frente Polisario, el movimiento de Liberación Saharaui. Esto duró de 1975 a 1979 cuando Mauritania firmó los tratados de paz con el Frente Polisario y se retiró para reconocerlo como un país.

Pero Marruecos se las arregló para ocupar la parte que estaba ocupada por Mauritania. Toda el área de costa fue colonizada por Marruecos y construyeron una pared de tierra y minas que separaba el país en dos partes.

Así que toda la parte Este del Sahara Occidental es un desierto y la otra mitad es donde están los recursos y la costa. Ésta área de recursos fue ocupada por Marruecos. Una vez que Marruecos ya había hecho la ocupación en todas las áreas que le interesaban, estuvo de acuerdo en firmar el cese al fuego. Aún así, Marruecos tenía el apoyo de la ONU y Francia para retrasar el proceso. Marruecos sabía que no había posibilidades para tener esas tierras así que la firma de la paz era para hacer un referéndum para el pueblo saharaui. Si querían integrarase a Marruecos sólo tendrían que hacerlo, pero sino tedrían que independizarse. Lo que pasó fue que en 1991 firmaron el tratado de paz y Naciones Unidas mandó misiones para comenzar el proceso del referéndum. Marruecos quería que el pueblo saharaui votara y tomaran una posición ante el referéndum, que obviamente –a favor de Marruecos– quería que votaran por la integración.

Esto llevó a un nuevo problema: tratar de definir la identidad de las personas que tenían las características para votar, dijeron que la mayoría de la sociedad, toda la sociedad que estuvo bajo la colonización española eran quienes podían votar.

Pero Marruecos habló de la colonización española y eso aún se está discutiendo, lo que generó que se tomará aún más tiempo y no acordaran nada. Durante la invasión la mayoría de los saharauis se fueron del país a causa de la guerra y la doble invasión, mi familia fue una de ellas.

Dejaron el país y el único país vecino que abrió sus fornteras para el pueblo Saharaui fue Argelia. Cuando abrieron las fronteras para ellos – nosotras y nosotros– el campo de refugiados fue establecido en 1976.

Cuéntame sobre tu familia

Toda my familia huyó. En esa época mi mamá tenía 7 años y tenía tres hermanos. Eran nómadas, vivían en el Sahara Occidental. Mi abuelo trabajaba en la capital y les iba a visistar dos veces al año, una de sus últimas visitas fue el día en que Marruecos comenzó la ocupación del Shara Occidental. Esa fue la última visita. Cuando él fue a verles escucharon sobre la ocupación y que debían tener cuidado. Marruecos ya había comenzado y las personas solo querían encontrar una forma de sobrevivir.

Así que cuando la ocupación marroquí se llevó a cabo, invadieron el área donde ellos vivían y secuestraron –desaparecieron– a mi abuelo junto con el grupo de personas que estaban allí; mi mamá, abuela, bis abuela y bis abuelo junto con algunos otros familiares lograron huir al campo de refugiados.

Cuando llegaron al campo de refugiados mi abuela murió. Mi mamá se quedó con sus hermanos y mi bis abuela y bis abuelo los cuidaron.

Yo nací en el campo de refugiados, de hecho pensaba que mi bis abuela materna era mi abuela porque no sabía que mi abuela murió y tampoco sabía que mi abuelo había desaparecido, porque crecí con mi bis abuelo materno.

Mi abuelo fue desaparecido por Marruecos.

DSC_3467-2

Hasta ahora no sabemos donde está. Y no sabía que existía hasta que tuve nueve años. Supe sobre esta realidad, y que mis abuelos son en realidad los abuelos de mi madre. Aunque son mis bisabuelos se conviertiero en mis abuelos. No sabía los detalles sobre la ocupación hasta que tuve la oportunidad de ir a España.

Hay un programa de intercambio donde niñas y niños saharauis van a España durante el verano y regresan cuando termina.

Yo fui, y pensaba que todo el mundo era como el campo de refugiados, sin edificios. Porque vivimos en una carpa, incluso hasta ahora.

Cuando tenía nueve años fui a España y le decía a la familia que me hospedó “todo es tan distinto con nosotros, nosotros vivimos en una carpa y tal..” solo cosas inocentes, y la mamá que me estaba hospedando me dijo, “sí, ustedes tienen su país” me explicó de forma simple, como para una niña, que mi país había sido robado.

Así que cuando tuve la oportunidad de ir un verano a España fue cuando salió la verdad. La verdad salió porque yo pensba que todo el mundo era como el campo de refugiados. Que de hecho está totalmente mal.

La verdad es que mientras estuve en España no disfruté nada el viaje, porque aunque tenía nueve años era muy inteligente y pensaba mucho, me hacía muchas preguntas y de verdad quería que alguien me respondiera y quería preguntarle a la familia que me hospedaba, pero mi español no era bueno y ya no quería estar en España. De verdad quería que me aclararan por qué había tanta diferencia con España.

Por mi edad, las cosas que pensaba, era inocentes. Un mes después comencé a hablar español, no muy bien , pero podía comunicarme y le pregunté a la mamá que me hospedaba por qué todo era diferente con nosotras y nosotros, por qué no tenemos lo mismo que ustedes en todos los ámbitos y ella me decía “ sí, si lo tienen, pero Marruecos se ha robado su tierra, pero la van a tener, vas a ir a tu país que se parece a España”.

Todo me sorprendió mucho y cuando regresé, hable con mi abuela – que en realidad es mi bis abuela– y es la única persona de mi familia a quien soy realmente cercana. Cuando regresé, le comencé a hacer preguntas sobre Marruecos y nuestro país y todo eso.

Me preguntó que quién me había dicho eso y le dije que lo aprendí de la familia que me hospedó en España y tal. Así que me contó toda la historia y sobre mi abuelo

Así que ¿nunca antes habían hablado de eso?

No, porque pensaban que…

¿Por qué?

Bueno… de hecho no es lo mismo con la gente que con la familia y es que nadie pide crecer con estas cosas en la cabeza, porque es estresante para nosotras. Querían que nos sintiéramos nomales, seguras. Hicieron todo muy fácil para nosotras, no nos preocupábamos por nada y todo para tener seguridad en nosotras mismas, para vivir con paz y no pensar en eso, hasta que ellos nos dijeran a una cierta edad, pero no a los nueve años.

Así que escuchábamos “Marruecos” pero la verdad es que no teníamos nada claro acerca de eso ni la edad para entender sobre política. En ese momento fue cuando la vida real llegó, y lo supe todo. La colonización marroquí, la española y lo que le pasó a mi abuelo y que mis abuelos son en realidad mis bisabuelos.

Comencé a saber todo sobre eso y seguía preguntando.

Y ¿qué significa para ti, ahora el problema alrededor del mundo?, ¿qué significa para ti haber nacido en un campo de refugiados?

Para mi significa tener la oportunidad de ser conocida entre las personas del mundo, y que sepan que existimos, porque no todas las personas saben de nosotras. Cuando entendí el conflicto y que estábamos en un cese al fuego y todo lo del referéndum de la ONU, yo respeto la decisión de la ONU, pero pienso que todo el mundo, como lo conozco, debería de conocerme y el conflicto de mi país, y hemos estado así durante 40 años.

Cuando fui al extranjero por primera vez, fue un shock muy fuerte para mi, que nadie supiera sobre el pueblo saharaui, sobre el Sahara Occidental y su lucha, de verdad es muy doloroao, porque a nuestro pueblo nos importan los problemas de otros países del mundo y conocemos cada país y lo que pasa en cada uno de ellos, pero nadie sabe nada sobre nuestro pueblo.

Mi primera oportunidad para ir al exranjero, fue Noruega para formar parte del United World College. Es un lugar donde encuentras a personas de todo el mundo y eso me ayudó a dar a conocer las noticias de una forma rápida porque no puedo viajar a todo el mundo para hacer concientes a las personas sobre el conflicto. Así que fue una buena oportunidad para conocer a todo el mundo en un solo lugar y lo hice de la mejor forma que pude.

Tomé la oportunidad para hablar sobre el conflicto, pero no me satisfizo porque pensé que Noruega no sería la última oportunidad y que en realidad debería buscar otra para conocer más personas y difundir las noticias.

DSC_3415-2

Hice una solicitud de beca en Dinamarca y también fui aceptada, solo porque no era muy buena con las cosas de internet, pero al final del día logré hablar sobre el conflicto del Sahara occidental. El hecho de difundir las noticias de mi gente que parece que no existen para la mayoría de las personas, en esos seis meses fue satisfecho y pensé que después de eso debía regresar a mi campo de refugiados para poder aplicar las experiencias que aprendí en el extranjero, como enseñar y la forma de enseñar algo desde dentro.

Así que logré hacer eso y en el campo de refugiados participé en una organización que se llama Non Violence Group. Acá tratamos de promover la paz, métodos de no violencia, estrategias entre la sociedad. Estamos trabajando en eso, aunque no hay violaciones a derechos en mi campo de refugiados, pero tenemos miedo de que la itineración se prolongue por otros 40 años más. Hay muchas persona spreocupadas por su futuro, porque en el campo de refugiados, aunque vives con dignidad, paz, con tu familia pasa otra cosa, tampoco hay significado de vida. No hay trabajo, tenemos a miles de personas, médicos, ingenieros y todo el mundo estudia, se gradua y regresa al campo de refugiados en el desierto sin nada que hacer y no se vana detener, no se van a quedar esperando, van a pensar en hacer cambios y tomar otras opciones, otras posibilidades y regresar a la guerra.

Así que mi organización, básicamente mi grupo busca convencerles de forma no-violenta y pacífica métodos para que obtengamos nuestra independencia. Somos un grupo recién nacido y aún tenemos tiempo. Es un desafío y nuestros objetivos son desafíos por sí mismos, y no nos vamos a detener hasta alcanzar nuestra meta.

¿De dónde es que viene tu fuerza interna para hablar de esta situación?

Está dentro de mi, o sea hay algo dentro de mi que me empuja. Por ejemplo, cuando fui elegida para ir a Noruega –mi primer viaje– de hecho nadie de mi país me pidó que hablara del Sahara Occidental, fui yo quien elegió hablar al respecto. Lo hice porque me afecta, me duele y no es justo saber lo que sucede en todo el mundo y que me importan sus problemas y yo sé que a mi gente también le interesan los problemas de otros países en el mundo y tienen la voluntad de ayudarles, pero aún así no hay manera. Y lo digo porque nadie les conoce, y no está bien. Yo creo que el pueblo saharaui tiene muchas cosas y creaturas, y cosas buenas en mi sociedad que son útiles para el mundo.

Nuestros principios son buenos, como la paz, armonía, libertad, democracia y de hecho todas las niñas y niños crecen con esos valores. Pienso que si el mundo se olvida de esta población sería una gran pérdida para la gente porque los saharauis podríamos ser embajadoras y embajadores de paz, de la no-violencia para expandir la hermandad y sororidad; las fronteras son una mamada, es decir ¿por qué tenemos fronteras? Si todas las personas podemos vivir juntas. Sí, eso.

¿Qué te gustaría decirle a las personas mexicanas que lean esta entrevista?

Espero que las personas en México, si leen mi historia, sé que no es… no es lo mismo el conflicto saharaui comparado a las guerras que están viviendo, realmente están enfrentándose a muchísimas violaciones y no siento que sea la misma situación. Somos personas que deseamos con el corazón que vivan una vida normal, con paz. Pienso que es mejor ser colonizados, ser refugiada, que vivir en un país independiente donde tienes miedo a morir en cada momento, o de que violen tus derechos y tal.

Y sí, la verdad desearía poder hacer algo y apoyarles, y quiero que conozcan sobre el pueblo sharaui y que visiten el campo de refugiados. Les invito a mi campo de refugiados para que estén en un ambiente de paz, un ambiente familiar.

¡Muchas gracias, Jira!