Resiliencia: número 3